Quedé loco con la noticia de que se instaló un nadador gigante en el centro de Londres, para promocionar un programa de discovery Channel. En el hombro de la escultura, hay un tatuaje que describe el nombre del programa: “London Ink”. 

Excelente idea publicitaria.